Conciencia plena. Es una frase que probablemente hayas visto mucho últimamente. Ya sea de tu canal de yoga favorito o de tu blog de bienestar, el entusiasmo por vivir una vida consciente se ha disparado en los últimos años. . .


¿Qué significa ser consciente?

La atención plena es un estado del ser en el que uno está completamente presente. Es una herramienta que nos enseña a ser conscientes de nuestro entorno de manera objetiva para que podamos percibir nuestras propias circunstancias sin juzgarnos. En muchos sentidos, juega un papel clave en el cultivo de un estilo de vida saludable. Al dejar atrás los remordimientos del pasado y las fantasías futuras, podemos abordar cualquier situación de nuestra vida sin sentirnos abrumados. . . ..

¿Cómo puedo llevar una vida consciente?

Un error común sobre la atención plena es que solo se puede alcanzar mediante la meditación profunda. Y seamos honestos aquí, eso puede ser intimidante. Sin embargo, el viaje hacia la atención plena debe ser accesible, ¡así que no dejes que eso te desanime!

A continuación, se ofrecen algunos consejos sencillos para empezar a llevar una vida consciente.  

1. Comienza pequeño

La atención plena es un excelente mecanismo de afrontamiento para situaciones catastróficas, pero es algo en lo que debes trabajar. De repente, "probarlo" por primera vez en medio de una crisis no es la mejor estrategia. En otras palabras, la práctica hace al maestro. Empiece por hacer un balance de los momentos más agradables de su vida.

2. Céntrate en tus Hábitos

La repetición es una excelente manera de aprender, después de todo. Elije un hábito simple de tu día, como cepillarte los dientes, y realmente prestes atención a lo que estás haciendo. Trata de no dejar que tu mente divague. Repite esto todos los días, agregando más hábitos a tu lista.

3. ¡Sé curioso!

Si alguna vez te sientes frustrado de una manera en la que no sabes cómo reaccionar ante una situación, da un paso atrás y acércate a ella con curiosidad. Házte preguntas. Esto te ayudará a salir de un espacio mental tóxico y avanzar con claridad, para que puedas tomar buenas decisiones.

4. Concéntrate en tu Respiración.

Respirar es algo a lo que estamos tan acostumbrados que es literalmente absurdo, ¡no tenemos que pensar en ello! Prestar atención a la respiración es un paso imperativo hacia la atención plena porque ayuda a llevar la conciencia al presente. Facilita la concentración y lo calma en situaciones estresantes.

5. Conéctate físicamente.

Conectarse a tierra implica concentrarse en las sensaciones que le rodean. Por ejemplo, ¿cómo se siente el suelo bajo tus pies? ¿Es hormigón duro o tierra blanda? Siente la textura de la pared a su lado o pase los dedos por el teclado de su computadora. Realmente concéntrate en cómo se siente. Como resultado, estarás más asentado y listo para enfrentar cualquier situación en la que te encuentres.

6. Se consciente de tus sentidos.

Tus sentidos trabajan constantemente, por lo que son el punto focal perfecto para la concentración consciente. Sal de tu mente pensante y simplemente permítete sentir. En cualquier momento, concéntrese en una cosa que pueda oír, una cosa que pueda ver, una cosa que pueda oler, una cosa que pueda saborear y una cosa que pueda sentir.


Publicación anterior
Publicación más reciente

Deja un comentario

Spanish
English Spanish